Debate se define entre si debe haber restricciones o si estamos listos para garantizar conectividad.

Han pasado 25 años desde que internet, la red mundial de computadores, llegó a Colombia. Este sistema de interconexión de datos pasó de ser percibido como privilegio para un grupo selecto de personas (en el que participaban principalmente organizaciones académicas) a considerarse un derecho fundamental, equiparable con la salud y la educación. Según datos del más reciente informe sobre ‘percepciones y opiniones acerca de internet en Colombia’, un 96 por ciento de los encuestados creen que internet debe ser un espacio libre, sin límites al contenido y a las posibilidades de expresión.

Ese estudio, realizado por .CO, la empresa concesionaria del dominio de internet asignado a nivel nacional, da cuenta de las percepciones que tienen los ciudadanos de esta herramienta y plantea el debate de si debería catalogarse como un derecho.

Para Eduardo Santoyo, gerente general de .CO Internet, esta cifra obedece al acercamiento que la red logró con los internautas al facilitar las actividades cotidianas. “Al principio, internet era una casa lejana que solo se utilizaba para temas científicos o muy comerciales, no tan cercano a los sentimientos de las personas. Hoy en día, cada usuario cuenta con decenas de aplicaciones en su dispositivo móvil para satisfacer necesidades diarias”.

Pero, no obstante el deseo que expresa esa mayoría, para Jhon Caballero, investigador del departamento de Derecho Informático de la Universidad Externado, internet aún no es un derecho humano en sí mismo. “Internet es un medio para la materialización de dichos derechos, los cuales deben ser garantizados por el Estado”, explica el abogado.

Esto significa que no es el internet, sino el acceso a este, lo que algunos sectores han manifestado que debería ser un derecho humano; “se trata de una extensión del acceso a la información”, agrega.

Otra cifra que resalta es que el 70 por ciento de los hombres consideran que internet debe ser un espacio sin restricciones, frente a una proporción de mujeres que coinciden en dicha postura en un 40 por ciento.

Hugo Sin Triana, reconocido por Colciencias como el padre y profeta de internet en Colombia, en entrevista con EL TIEMPO comentó algunas de las implicaciones que pueden surgir si se limita el acceso a la web. “El Estado no debería restringir el acceso a internet ni a su contenido. No obstante, siendo integrante de una sociedad, entiendo que las restricciones a cierto tipo de contenido o servicios son necesarias para desincentivar ciertos comportamientos. El problema principal es determinar qué es aceptable y que no. ¿Quién tendría la verdad absoluta en esto?”, cuestiona.

Los usos de internet

Revisar correos electrónicos es la actividad que, para el estudio de .CO, encabeza el listado de los usos más frecuentes en la red. Un dato que contrasta con el uso masivo de aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp o el de redes sociales como Facebook y YouTube. Es posible que el correo siga siendo la herramienta más óptima a la hora de organizar la información y de dar un carácter más formal a las comunicaciones.

Explorar contenidos en la web es la segunda actividad más realizada. Supera incluso a las redes sociales, no obstante el amplio poder que se les concede. En lo último del listado de actividades figura el buscar pareja en internet.

Internet es un medio para la materialización de dichos derechos, los cuales deben ser garantizados por el Estado

Para Olga Paz, directora de Proyectos de Apropiación de Colnodo, una ONG colombiana en temas de internet para el desarrollo, “es sorprendente el dato de que el mayor uso de internet sea para revisar el correo electrónico”, al señalar que la representación podría haber dado más voz a personas que viven en las grandes ciudades del país, profesionales con niveles de escolaridad altos y algún tipo de empleabilidad formal.

Lo que le falta al país

Los expertos aseguran que, por lo pronto y a pesar del deseo representado en los datos, Colombia no está lista para reconocer el internet como un derecho fundamental.

“Nos faltan varias cosas. Falta seguir trabajando en la conectividad, que haya una facilidad de acceso mayor y, por supuesto, no solo en las grandes ciudades”, comentó Santoyo.

Por su parte, Caballero afirma que “hasta ahora, el país se encuentra en etapa de ampliación del acceso a internet en los lugares donde aún no existe la infraestructura necesaria. Hay lugares en donde se carece de servicios públicos básicos, mientras que en los lugares donde hay cobertura se encuentran procesos de alfabetización digital vigentes”.

Referente:https://www.eltiempo.com/tecnosfera/novedades-tecnologia/por-que-el-internet-debe-ser-un-derecho-en-colombia-380128

Share This